Este dilema lo tienen que resolver muchas personas que están a punto de comprar una maquina para lavar la ropa. A pesar de las apariencias, no es una elección fácil puesto que tenemos que analizar minuciosamente nuestras expectativas y preferencias antes de optar por un modelo específico. Hoy intentaremos profundizar la cuestión de compra de una lavadora o secadora o bien lavasecadora para ayudar en una buena toma de decisión.

Lavadora y secadora

Lavadora, así como su nombre lo indica, tiene exclusivamente la función de lavado que se puede efectuar con varios programas, por ejemplo uno rápido, uno a mano, de algodón, de lana etc. Las lavadoras automáticas sin función de secado serán una buena elección si y solo si disponemos de un espacio apto para secar la ropa – un apartamento con un balcón o un jardín. Este electrodoméstico no ocupa mucho espacio y puede ser cargado desde arriba o desde el frente gracias a lo cual podemos elegir un modelo ideal para nuestras necesidades. Vale la pena agregar que el consumo medio de agua en una lavadora con una carga de lavado de 8 kg es más o menos de 40 litros por ciclo. En cuanto al consumo medio de energía por ciclo, en el caso de un equipo de la clase energética A+++, este es de 0,59 kWh. El coste medio de un solo ciclo oscilará entonces entre 16 céntimos. Esta cuota será diferente en el caso de una secadora o lavasecadora, sobre la cual escribiremos a continuación.

Una secadora como electrodoméstico autónomo tiene exclusivamente la función de secado. La ropa es secada con una corriente de aire caliente durante aproximadamente 1-2 horas. Una secadora ocupa el mismo espacio que una lavadora estándar pero hace menos ruido cuando trabaja. Una secadora durante un ciclo consume 1,12 kWh, pero no usa agua como lo hace una lavadora o lavasecadora, entonces el coste medio es más bajo y se sitúa entre 5-10 céntimos por ciclo.

Lavasecadora

Es una solución moderna para los que no quieren escoger entre lavadora o secadora y desean tener dos electrodomésticos en uno solo. Una gran ventaja de la lavasecadora consiste en su compactibilidad ya que esta ocupa menos espacio que una lavadora y secadora por separado. Normalmente tiene la misma cantidad de programas de lavado que posee una lavadora, pero menos programas de secado que una secadora típica. Además hay que saber que debido a distintas capacidades, en un ciclo de lavado siempre cabe más ropa que en un ciclo de secado. De esto se desprende que muchas veces tendremos que esperar para secar una parte de ropa mojada. Este inconveniente se debe a que el proceso de secado requiere más espacio para que la ropa pueda girarse libremente dejando que el aire caliente llegue a cada rincón y arruga. El mercado ofrece lavasecadoras equipadas con dos tambores: uno para lavado, otro para secado lo cual resulta muy útil cuando tenemos que hacer varios ciclos de lavado. En esta situación podemos lavar una parte de ropa y secar otra prácticamente en el mismo tiempo. En cuanto al consumo de energía de un equipo de clase energética A+++, una lavasecadora consume hasta 8 kWh y hasta 100 litros de agua.

Lavadora y secadora o lavasecadora – ¿qué escoger?

La elección depende sobre todo de nuestras necesidades y capacidades. Si tenemos poco espacio en nuestro apartamento pero disponemos de un balcón o un patio grande donde podemos cómodamente secar la ropa, una lavadora será una buena decisión. Pero si no tenemos acceso directo al aire libre, vale la pena invertir en una lavasecadora. Si a su vez disponemos de un espacio grande, el dilema: lavadora o secadora carece de sentido, ya que la mejor opción será comprar dos equipos separados. Desde un punto de vista económico, este paso será más conveniente que la inversión de una lavasecadora puesto que el coste de un solo ciclo en los dos equipos será de más o menos 23 céntimos, mientras que en un equipo de dos en uno este valor será de hasta 1 euro.

Como se puede ver, la elección de un cierto dispositivo es siempre un asunto individual que depende de varios factores. Esperamos que nuestro artículo os ayude a tomar una decisión razonable y sensata en cuanto a la compra de una lavadora, una secadora o una lavasecadora.