El kitesurf goza de implacable popularidad entre los deportes acuáticos. En la temporada de verano en muchas costas podemos observar una multitud de kitesurfers intentando superar las olas con ayuda de su cometa. La verdad es que cada persona puede probar el kitesurf y este deporte brinda mucha satisfacción. ¿Qué vale la pena saber sobre el kitesurf y cuánto cuesta este tipo de deporte?

¿En qué consiste el kitesurf?

Practicar kitesurf requiere un equipamiento profesional. Este deporte consiste en navegar en una tabla, que se asemeja a esta que se usa para el surf, aprovechando el viento que siendo una fuerza motriz, mueve la cometa sujetada por el kitesurfer. Pero la técnica de movimiento se parece más a esta empleada por los snowboarders ya que el deslizamiento se realiza por el borde de la tabla, no de manera plana. El kitesurf se practica especialmente en las costas dado que estas ofrecen las mejores condiciones como un fondo no muy profundo (al máximo hasta la cintura) y una orilla arenosa o herbosa que suavemente desciende al agua. Es la orilla de donde el kitesurfer arranca y aterriza.

Equipo para el kitesurf

Como hemos mencionado, para practicar el kitesurf se necesita un equipamiento especial que consiste en una tabla y una cometa. Una parte importante del equipo es también una barra, es decir un marco con una serie de líneas que sirven para regular la fuerza del empuje en la cometa y para controlar la dirección. Las líneas miden entre 25 y 30 cm, mientras que las cometas se caracterizan por tamaños muy variados, ya que pueden tener desde unos pocos metros cuadrados hasta 20 metros cuadrados. Su forma varía también en función de las capacidades del deportista, su técnica preferida y las condiciones actuales en las cuales practica el deporte. 

La tabla de kitesurf se caracteriza por un tamaño desde 1 a 2 metros más o menos y por su poca flotabilidad lo que significa que se hunde por el peso de un hombre. Como en el caso de la cometa, el modelo de la tabla se escoge según las preferencias del deportista, sus necesidades y la fuerza del viento. Además del equipo básico, hay que poseer un traje especial hecho de neopreno, incluso en la temporada de verano. Si optas por un equipo nuevo, prepárate para gastar desde 1500 hasta 2500 €.   

Un curso de kitesurf

¿Cómo aprender a kitesurfear? Sobre todo, es muy difícil aprenderlo por nuestra cuenta, especialmente si nunca hemos tenido algo que ver con este deporte. Por este motivo vale la pena acudir a un especialista para que nos enseñe en un corto tiempo la técnica y las mejores prácticas de kitesurf de manera segura y satisfactoria. Hay que recordar que este deporte brinda mucha adrenalina, pero también puede ser peligroso, si no obedecemos ciertas reglas.

Un curso de kitesurf puede cubrir desde unas pocas hasta varias horas de entrenamiento teórico y práctico dependiendo del nivel de aprendiz. La primera parte se enfoca en la teoría de seguridad y en el reconocimiento de las condiciones de viento y mar. Conoceremos también el rol que juega cada parte del equipo, la importancia de una buena elección del embalse y las reglas básicas de navegación con una cometa. La parte práctica es dedicada a los ejercicios de despegue y aterrizaje, la preparación del equipo y el manejo de la cometa. Además, aprenderemos cómo navegar en la tabla usando el empuje del viento y cómo proceder con situaciones de emergencia.

Un curso de kitesurf básico puede costar unos 150 €, mientras que un nivel más avanzado es un gasto de 360 € en adelante.

¡Inversión en una pasión para toda la vida!

Si no tenemos problemas de salud, el aprendizaje de kitesurf lo podemos empezar en cada momento de nuestra vida. Aunque al principio es un gran gasto, ya que tenemos que comprar no solo un equipo costoso, sino también gastar dinero para el curso, la satisfacción que brinda este tipo de deporte compensa todos los inconvenientes. Vale la pena empezar desde ya a ahorrar para que en la próxima estación de verano podamos cumplir nuestros sueños y navegar las olas por nosotros mismos. Si actualmente no tenemos un presupuesto suficiente para financiar nuestra aventura, un préstamo online puede ayudar a completar la suma. El préstamo lo amortizaremos rápidamente y adicionalmente el conocimiento y las habilidades adquiridas en cuanto al kitesurf quedarán con nosotros para siempre.